[COCO TEEN BLOG]

sábado, 11 de agosto de 2012

Una lágrima comenzó a deslizarse por su mejilla, casi sin darse cuenta. Esto era sólo un atisbo del dolor que le quemaba por dentro. Una demostración física del ardor y el nudo que tenía en la garganta impidiéndole hablar, como su miedo latente. Esto, amigos, se llama impotencia, y lo demás es tontería. Una gotita salada que representaba al mar de angustia que se apoderaba de su ser. La gota que colmó el vaso, quizás. Su cuerpo estaba débil, sin vida, sin fuerzas para moverse, no merecía la pena, y no se merecía eso. Cerró los ojos y se acomodó en su almohada, con el único deseo de no despertar jamás.

1 comentario:

Nancy ✝ dijo...

Sin palabras. ¿Porque escribes tan hermoso? Me encanta! Y aunque no lo creas yo tambien me he sentido asi, con muchas ganas de no despertar jamás.
Besos desde ✿ Black and white or colors.